12 de mayo de 2013

Capítulo 11

Recuperé el conocimiento, estaba atado con una cuerda alejado del otro hombre atrapado, tenía la misma edad que él, unos 35 años, era castaño y alto, parecía fuerte, no se como se las arreglaria Zack para cogerle.
En ese momento, entró por la puerta, se acercó a mí, se puso de cuclillas y comenzó a hablarme...


- La posibilidad de error siempre está ahí, acechando. Son las reglas del juego. Mi error ha sido dejarte con vida, pero no importa, ahora descubrirás lo lenta que puede resultar la muerte. Aprenderás a desearla, la llamarás a gritos.
Me quitó la cinta aislante y me preguntó con tono burlesco...
-¿Vas a decir algo, te vas a poner a llorar?
-Te arrepentirás- respondí.
Empezó a reirse a carcajadas mientras miraba al otro individuo esposado. '¿Me arrepentiré?' volvió a repetir sin parar de reirse. Después de esto dio media vuelta y se fue. La luz de la pequeña ventana seguía iluminando, Zack se había llevado los tres cadáveres que faltaban y el que quedaba con vida tenía la mirada en el suelo, sabía que no podían hacer nada.
Zack me había quitado el cinturón con mi machete y mi M9, pero no me había quitado la lupa que encontré en el cuerpo del hombre del lago, menos mal que no me había cambiado los pantalones... Después de unos minutos, conseguí cogerla y acercándome lo más posible a la luz comencé a quemar la cuerda. Cuando acabé le quité la cinta aislante me contó que Zack guardaba las armas en el tejado. La llave de las esposas ya no estaban en el cajón...
Tenía que conseguirlas, no le podía dejar tirado. Recogí la cuerda del suelo y salí con sigilo. Ya estaba en el piso de arriba, no veía a Zack, pensé que estaría guardando mis armas a si que subí al primer piso, escuché un sonido proveniente de arriba, me escondí en la primera habitación. Estábamos en el mismo piso, me empecé a poner nervioso y comencé a sudar, 'Relájate' me dije a mi mismo, como fuera a hacer efecto... El pomo de la puerta estaba girando, ¿Cómo me había descubierto? Me estaba desconcentrando, justo cuando entró me lancé al cuello, intentando asfixiarle, él me cogió y me lanzó, era más fuerte de lo que parecía, choqué contra el ventanal de la habitación, rompiendo el cristal. La mitad de mi cuerpo estaba fuera del edificio, estaba a punto de convertirme en puré para zombies. Me agarré a la cama con todas mis fuerzas, Zack la pasó por encima y me pisó el brazo, diciendo: 'No deberías de haber hecho esto, ahora no me dejas elección'.
Solté una mano de la cama y agarré un cristal que había quedado sujeto después de mi impacto y se lo atravesé en la pierna. Zack gritaba de dolor, intentando tapar la herida que le había hecho en la pierna. Volví a ponerme en pie en el piso, Zack vino a por mí y aprovechando su propia fuerza le empujé hacia atrás, él no pudo sostenerse debido a su herida, perdió el equilibrio y besó el suelo.
Liberé al rehen, su nombre era Jimmy, eran un grupo de cinco, habían ratreado toda la ciudad, limpiaron juntos el hotel, aniquilando a todos los zombies, al día siguiente estaban atados en el sótano, era un traidor. Lo mismo iba haciendo con todos los que pasaban por la ciudad, de esa manera tenía tantas armas, era una especie de telaraña, las moscas iban a ella.
Jimmy comió y bebió como un cosaco ese día, estaba hambriento. Más tarde visitamos el tejado, donde guardaba las armas. Había muchas armas cortas, era lo que más abundaba. Jimmy cogió una 9 milímetros y una barret, era francotirador. Yo cogí mi cinturón con la M9, allí había más munición, la winchester ya no me interesaba, cogí un AK47 con bastantes cargadores. También pillamos unas granadas de humo que había y un MP5 con mira térmica acoplada. Había unas gafas de visión nocturna que también guardamos, teníamos un buen equipo, ya era hora.
Cogimos comida, unos libros, la baraja de póker y otros objetos de ocio y fuimos al aparcamiento, le comenté lo de la costa oeste y le gustó la idea, cogimos el 4x4 y nos fuimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario