6 de mayo de 2013

Capítulo 1 - El principio del fin.

Allí estaba, en el tejado, observando a los caminantes con los prismáticos que le cogí al turista zombie. Sólo tenía mi M9 y un machete que encontré en esa misma casa.
Recordé el momento de la noticia, no pude ni contactar con mis padres ni con ningún amigo, no había cobertura. ¿Seguirían con vida? ¿Estarían con un grupo mayor? Hacía ya dos semanas que empezó la invasión y no había encontrado a ningún otro superviviente.
En mi mochila tenía un par de vendajes, unos antibióticos, una bolsa de sangre y unos botes de spray que cogí de mi apartamento, a parte de un mapa y mi brújula. En aquel momento, sonó un ruido proveniente del primer piso de la casa, tenía que salir de ahí, bajé del tejado y las escaleras, casi habían tirado la puerta, serían 2 o 3, a si que esperé escondido para atacarles. Al fin tumbaron la puerta, y comenzaron a oler, buscando una presa con la que abastecerse. Ambos eran de pequeña estatura, unos 150 centimetros, sólo pensaba en la forma de la que habrían muerto... Uno tenía la piel de la cara arrancada y al otro se le podía distinguir el hueso de la pierna por la mordedura de otro zombie. Se dirigieron hacia el gato muerto del centro del salón, por el que de peleaban para comer, en ese momento, salí de detrás del sofá y le atravesé mi machete a uno de los dos zombies. El otro se dio la vuelta y se dirigió hacia mi, cada vez más caminantes venían hacia la casa, a si que salí corriendo sin hacer caso omiso al caminante que venía hacia mí. Fui al otro extremo  de la casa para saltar por la ventana, donde tenía la moto recién robada que encontré en un motel, una harley blackline a la que por cierto le quedaba poca gasolina. Guardé el machete en su funda y salté. Salí rápidamente a la carretera del pueblo, haciendo un ruido tremendo debido a que el motor estaba algo deteriorado ya. Iba hacia la ruta 66, para llegar a la costa oeste, además habría muchos moteles en los que podría encontrar herramientas y más materiales. Mientras iba hacia la 66, pensaba en que debía coger un vehículo más grande, con más capacidad de carga, un depósito mayor y a ser posible menos ruidoso, aunque me podría venir bien la moto, es rápida y más sencilla a la hora de ir por la ciudad. Tendría que decidirlo más tarde.
Mientras avanzaba con la moto, iba mirando a su alrededor, había un silencio absoluto, salvo los gruñidos que los zombies hacían al verle, ¿Todos aquellos seres habían tenido una vida humana antes? Parecía que fuesen otro totalmente diferente, no se acordaban de nada, como si se hubieran reencarnado... Intenté pensar en otra cosa y seguí mi camino.

5 comentarios:

  1. Me parece buena la idea, y muy bien al describir las cosas! sigue así, continuare leyendo los demás capítulos :D

    ResponderEliminar
  2. genial hago una pregunta para hacer spam y me lo hacen a mi T_T
    como quiera me gusto tu historia la seguire leyendo XD

    ResponderEliminar
  3. ta bueno el walking dead

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu historia, ten por seguro que la leeré, por ahora yo te invito a que veas mi blog principal: http://el-primer-y-ultimo-segundo.blogspot.com.es/

    Voy ha leer el 2 cap, luego te cuento que tal. Ok? =)

    ResponderEliminar